Esteban Andrada se convirtió en la gran figura de la victoria de Boca ante Banfield como visitante por 1-0, con un gol de Franco Soldano a los 20 segundos. El mendocino acumuló siete partidos con la valla invicta, lo que lo convirtió en el tercero en la historia del club en llegar a ese récord.

«Nunca pensé en llegar a ese objetivo. El primero era sumarle al equipo y ayudar en la forma en que me tocara. Hay que tratar de seguir por este camino. Les está costando convertirnos. En defensa mejoramos mucho y eso se ve en cada partido, hicimos una pretemporada muy dura«, declaró Andrada tras el partido.

El ex Lanús lleva 44 partidos jugados con la camiseta de Boca, con 29 vallas invictas y 24 goles en contra. «No fue un gran partido, nos costé hacer pie. Cuando no tenés la pelota se hace más difícil porque corrés y corrés y pensás que en algún momento te van a igualar. Por suerte pudimos aguantarlo hasta lo último. Ahora agarramos la punta, no hay que soltarla hasta el final del torneo«, añadió en rueda de prensa.