Dario Benedetto “ Mi vieja debe estar contenta allá Arriba”

Por @PAMPAARANDA 25/10/2018

Darío Benedetto ha pasado por un año complicado. Desde el gran momento por cual estaba pasando a su lesión de ligamento y eventualmente su lesión muscular, el delantero de Boca Juniors tuvo que luchar mucho para poder llegar a tener la oportunidad que tuvo el miércoles por la noche en La Bombonera por semifinales de la Copa Libertadores.

Él fue la figura del partido ante Palmeiras en el cual lo derrotó por dos a cero, pero la noche fue algo grande para Benedetto que visualizaba esta oportunidad desde hace rato.

Después que terminó el partido el exdelantero del América de México le hizo un sentido tributo a ciertos miembros de su familia por el apoyo brindado durante una de sus épocas más difíciles de su carrera. Siempre me apoyó mi vieja, debe estar contenta allá arriba, es mi pilar. Mi señora, mi familia, los que estuvieron en la lesión, son contados con los dedos de las dos manos. Agradecido a esa gente.»

El goleador boquense habló de cómo enfrentó el momento tan complicado y también con el desespero que tenía por regresar a su nivel previo. «Me vi beneficiado en el hecho de no bajar los brazos e ir para adelante, se dieron los goles en el momento donde más lo necesitaba el equipo, contento por eso.»

Para Benedetto, su madre siempre fue una inspiración y siempre la ha tenido muy cerca a su alma ya que falleció a causa de un infarto cuando Darío era casi un preadolecente.

«Estoy contento, estaba esperando con mucha ansiedad este gol y por suerte se pudo dar en un momento tan importante como una semifinal, recalco el rendimiento del equipo,» dijo El Pipa. «Me costó mucho volver al gol, no se me estaba dando, contento en volver en un momento tan importante como una Semifinal, vengo trabajando, luego de varios traspies, aun sigo teniendo la tendinitis, el desgarro, son golpes que aplastan, pero esto puede pasar»

Benedetto también mencionó lo que le decía su entrenador, Guillermo Barros Schelotto, previo a que entrara a la cancha sabiendo que no pasaba por un buen momento en lo mental. «Guillermo me dijo que me tenía que quedar una, que la iba a meter, entré confiado, mas allá que uno le diga el técnico, sabes el funcionamiento del equipo, sea el 9 que entre, y la labor que tenés que hacer, me dio confianza de ese lado y por suerte pude rendir,» enfatizó.

Ahora Boca esperará hasta viajar a São Paulo la próxima semana para ver si pueden llegar a su primera final en seis años y ganar la Libertadores por séptima ocasión.

You may also like...