EL CASO MOLINA: UNA NOVELA SIN FIN

Por Damian Fernández 21/03/2020

 

El conflicto entre Boca y el jugador Nahuel Molina Lucero (21) sumó un nuevo capítulo esta semana. En el medio de la disputa por la renovación de su contrato, que vence en junio y podría llegar a dejarlo libre, el defensor de sometió a una artroscopia en su rodilla derecha este miércoles.

 

Si bien la intervención quirúrgica fue un éxito y Molina Lucero ya se encuentra recuperándose en su domicilio, en el club de La Ribera no cayó para nada bien la noticia.

“El cuerpo médico del club no atendió al jugador por ninguna lesión en su rodilla desde su retorno a la institución y que se entrenó con normalidad hasta el último día en el que se presentó en Boca”, informó elDepartamento Médico, a través de la cuenta de Twitter oficial. Pero eso no fue todo.

Según el propio presidente de Boca, Jorge Amor Ameal, el ex Rosario Central “no estaba autorizado para operarse”. “Acabo de mandar una nota para que nos digan dónde fue y por qué. Hay que defender al jugador, pero están los influyentes. Hay que ser respetuosos de Boca”, expresó el mandamás en diálogo con Radio La Red, visiblemente ofuscado.

Lejos de apaciguar los ánimos, Molina Lucero recogió el guante y desmintió públicamente la versión oficial con algunas “aclaraciones”. “Boca Juniors siempre estuvo al tanto de mi situación y de la intervención médica. Cabe aclarar que nunca haría algo que fuese en contra del mismo y mucho menos algo en contra de mi salud”, expresó a través de su cuenta de Instagram, al mismo tiempo que señaló a un integrante del Consejo de Fútbolcomo el interlocutor del club en esta cuestión.

“El día 4/3 junto con mi representante, Leo Rodríguez, hablamos expresamente con Jorge Bérmudez, a quien le hicimos saber cuál era la situación”, aseveró.

Asimismo, aseguró que el doctor Jorge Batista, integrante del Departamento Médico de Boca, ya estaba al tanto del estado de su rodilla derecha. En rigor, tiene una lesión en el ligamento cruzado posterior que “no demandótratamiento”, según el resultado que arrojó la artroscopia“simple” a la que fue sometido por el especialistaFernando Macias.

“Por todo ello quiero reiterar que la institución siempre estuvo en conocimiento de lo realizado y que jamás haría algo que pudiera perjudicar mi salud o los intereses del club al cual pertenezco”, sentenció el joven marcador de punta derecho, surgido de la cantera Xeneize.

Sin embargo, la CD Xeneize piensa lo opuesto. Cree que Molina Lucero, influenciado por su representante -el ex jugador Leo Rodríguez-, no tiene intención alguna de renovar el contrato, que finaliza el próximo 31 de junio,por un motivo tan simple como fundamental: quiere quedarse con el pase en su poder. De esta forma, a partir de julio podría negociar él mismo con los clubes que pretendan sus servicios. Pero a Boca no le quedaría un solo peso. Y ahí está el quid de la cuestión.

En definitiva, habrá que esperar para ver cómo termina esta novela, por ahora, sin fin.

Por Damián Fernández

You may also like...