El Virrey tiene su monumento

estatua-bianchi-fernando-orden_oleima20161007_0250_291

Por Francisco Fernández (@f_fernandez8)

Finalmente, esta tarde se descubrió la estatua a Carlos Bianchi. El evento se llevó a cabo en La Bombonera con la presencia de ídolos del club, hinchas y familiares del Virrey.

Por los logros conseguidos y por marcar una época, Carlos Bianchi ya tiene ganado su lugar en el corazón y en la memoria de cada hincha de Boca. Pero hoy dio un paso a la inmortalidad, con la iniciativa de Francisco Álvarez y Gabriel Bonavena y la colaboración de 300 socios se llevó a cabo la estatua del Virrey que fue descubierta esta tarde en La Bombonera y tendrá su lugar en el Museo de la Pasión Boquense.

Se vivió una jornada muy emotiva, con la presencia de familiares, hinchas y varios ídolos que supieron poner a Boca en lo más alto del fútbol mundial, como Juan Román Riquelme, Guillermo Barros Schelotto, Rolando Schiavi, Marcelo Delgado, Sebastián Battaglia, entre otros. Uno de los que habló fue Román. “Bianchi nos hizo ganadores. No sabíamos lo que era ganar y el nos enseñó. Sabe el cariño que le tengo a él y a su familia. Es el más grande de nuestro club y de todos los tiempos del fútbol argentino”, expresó el 10 que supo brillar bajo la dirección técnica del Virrey.

Luego llegó el turno de que se hagan presentes en el escenario el Vicepresidente del club, Royco Ferrari, los ideadores y el escultor, Enrique Salvio, junto al homenajeado de la tarde. Bianchi descubrió la estatua y los hinchas que se encontraban estallaron de alegría.

cumh-nxxyaigtvd1

El Virrey tomó el micrófono y entre satisfacción y emoción dio unas palabras a los presentes. “Esta estatua es gracias a quienes están acá y a los que no están acá. Son ellos los que hacen la historia, la verdadera historia del fútbol son los jugadores”, manifestó ante la algarabía de los presentes.

Luego recordó a su cuñado fallecido con una gran anécdota acerca de como se conocieron y el fanatismo que él tenía hacia Boca y no pudo evitar las lágrimas. Y para concluir reveló: «Después de haber conocido el mundo Boca, me di cuenta de que mi cuñado no se equivocaba. Es muy grande, ustedes no se dan cuenta. Uno se da cuenta partido a partido. Haber pensado tanto en mi cuñado hace que esta estatua la merezcan todos ustedes, pero sobre todo los verdaderos protagonistas de esta historia, que son los jugadores».

Así finalizó una jornada que quedará para siempre en la memoria de Carlos Bianchi, e inmortalizada en el museo del club.

You may also like...