Lo de Lodeiro

Los últimos dos partidos de Nicolás Lodeiro en Boca fueron con nivel de selección: se lució con sus pases y destelló con su gran movilidad. Sin padecer el peso de “la 10 de Román”, el volante demostró una versatilidad táctica que le encanta al entrenador.

El uruguayo que luchó mucho para poder venir al club, llegó a jerarquizar al plantel y lo está logrando con creces. Los dirigentes invirtieron 2.800.000U$S y hasta parece el dinero mejor destinado de este mercado de pases.

Además, en los últimos tres encuentros, expuso una solidaridad para colaborar en la marca que hizo que la gente lo quisiera enseguida. No tuvo problemas en ayudar al mediocampo en el partido contra Temperley y en salir a presionar a la defensa de Montevideo Wanderers. Estas actitudes son muy valoradas por el Cuerpo Técnico y el hincha.

No es fácil encontrarle una virtud central a un jugador que tiene tantas características, pero es evidente que el apodo de “droopy” no carece de fundamentos. Nicolás está en todos lados, y esa es su principal fortaleza: la movilidad.

En su puesto han pasado jugadores con similar talento en el pase-gol o en la pegada, pero pocos han rendido en su máximo esplendor. Hasta ahora, el gran nivel del volante se debe a que el sentido de ubicación que posee es excelente.

De todas formas, que el enganche encuentre espacios libres no sólo es mérito propio, sino que también se necesita compañeros con jerarquía para salir jugado por abajo y para poder adaptarse a cualquier esquema sin desordenarse.

Son pocos los partidos que Lodeiro jugó en el club y aún no se puede dilucidar si él se adapto al equipo o si el grupo se acomodó a la inclusión de un enlace. Lo que sí se puede vislumbrar es que tiene las condiciones para ser el conductor de Boca.

Lo de Lodeiro pinta muy bien…

 

You may also like...