Polémico final en Jujuy

Por Francisco Fernández (@f_fernandez8)

El amistoso que disputaron Boca y Olimpia en Jujuy terminó con escándalo tras un final más que polémico. Los jugadores del equipo paraguayo abandonaron el campo de juego luego de controversiales decisiones tomadas por el árbitro Fernando Espinoza. De esta manera, la copa que estaba en juego quedó vacante.

En Jujuy todo era fiesta, se presentaba el equipo dirigido por Guillermo Barros Schelotto y el estadio rebalsaba de gente. El amistoso ante Olimpia de Paraguay servía como excusa para darle rodaje a jugadores que venían sin continuidad y probar distintas variantes en el desarrollo del juego.

A los 5′, Olimpia se puso en ventaja con el gol de Julián Benítez tras un error en el rechazo de Jonathan Silva. Rápidamente reaccionaría el Xeneize. Tras un centro de Federico Carrizo, Darío Benedetto con un anticipo de cabeza empató el partido que a esas alturas ya tenía poco de amistoso. Finalizando el primer tiempo, William Mendieta con un tiro libre ejecutado con mucha potencia volvería a poner arriba en el marcador a los paraguayos.

El trámite del segundo tiempo fue discreto. Boca lo buscó y generó situaciones pero no pudo convertir. Asimismo Olimpia contó con sus situaciones pero encontró grandes respuestas del Axel Werner que hacía su debut con la camiseta azul y oro.

Pero en el final llegó la polémica. El árbitro Espinoza señaló un penal por una mano inexistente en el área. Acto seguido, Walter Bou ejecutó y el arquero, adelantándose, contuvo el remate pero el asistente lo marcó y el referí ordenó volver a patearlo. Esta vez, el oriundo de Concordia no falló y decretó el 2-2.

Los jugadores del conjunto paraguayo, en signo de protesta, abandonaron el campo de juego bajo una lluvia de proyectiles sin dejar que el partido finalice, ya que si los 90′ terminaban en empate, la copa debía definirse con tiros desde el punto del penal. Un triste y bochornoso final para un partido amistoso.

You may also like...